¿Cómo hacer binoculares improvisados?

Los mejores binoculares reciclables

Si tu hijo está embarcado en la búsqueda de algún proyecto para su clase de ciencias o de habilidad artesanal, tenemos aquí una interesante proposición que con toda seguridad será de su interés: Puedes incentivarlo a que elabore sus propios binoculares. Estos los puede utilizar posteriormente, en sus aventuras de observación y juegos con sus amistades.

Binoculares reciclables

Embarcarse en este proyecto permitirá que tu hijo se interne en el maravilloso mundo del saber y del conocimiento, aparte de que le permitirá afianzar su creatividad y sus habilidades manuales. Por otro lado, será una excelente forma de que se mantenga ocupado en algo de utilidad, sin tener que necesitar de ninguna cantidad de dinero para tal fin.

Cómo elaborar tus propios binoculares

El proyecto de elaborar unos prismáticos con materiales reciclados, va más allá del simple deseo de querer hacerlo. Involucra también un compromiso con el medio ambiente, al reciclar objetos que de otra manera se sumarían a la interminable cantidad de desechos que agobian al planeta.

Hacer binoculares reciclables

Existen variadas maneras de elaborar unos binoculares, según el material que se emplee para construirlos. En esta una opción, utilizaremos los necesarios para que el proyecto resulte mucho más resistente y atractivo. Estos son los materiales que habrás de necesitar:

Materiales necesarios para el proyecto:

  • 2 latas vacías de refresco.
  • 1 cinta.
  • 1 quita esmalte o acetona.
  • Algo de algodón.
  • 1 pliego de fieltro.
  • 1 pega de silicón.
  • Unas pinzas.
  • Un abrelatas.
  • 4 tapas de helado o de acetato.

Procedimiento a implementar:

1.- Busca primeramente 2 latas de refresco de las que puedas retirar con facilidad la publicidad que traen inserta. Una vez las tengas en tu poder, procede a retirar con meticulosidad cualquier plástico o información relacionada con la marca; dejándolas en su color original.

2.- Con un abrelatas, retira con sumo cuidado ambas tapas de las latas y toma posteriormente las pinzas para atacar los bordes filosos sobresalientes; y eliminar de esa forma el exceso de material doblándose hacia el interior. Esto evitará que se produzcan cortes o rasguños cuando se les este manipulando.

3.- Toma ahora ambas lata y lávalas con abundante agua y jabón, eliminando de ellas el remanente de líquido o el olor a refresco que aun puedan tener. Después de esto, seca muy bien ambas latas. Haciendo uso del silicón, cubre con una gruesa capa de material los restos de metal que doblamos hacia adentro; para eliminar cualquier rastro de aspereza en los bordes.

4.- A esta altura del proceso, ya debes tener a la mano las 4 cubiertas de helado transparente o en su lugar puedes utilizar de igual forma 4 círculos de acetato; los cuales se colocarán en los agujeros donde estaban las tapas de las latas. La idea es crear la ilusión de que los binoculares poseen cristales verdaderos.

5.- Si lograste ubicar las 4 tapas de helados de plástico transparente, entonces utiliza el quita esmalte o en su defecto acetona; para eliminar cualquier rasgo de pintura sobre su superficie.  Otra alternativa es que utilices alguna lámina de acetato usada, solo que debes limpiarla lo suficiente con el quita esmalte o alcohol convencional.

6.- Debes ahora medir las cubiertas de plástico transparente por su parte frontal. Con el  marcador, dibuja en ellas el borde del círculo de las latas y recórtalas con la tijera; eliminando   el excedente y esforzándote en ser lo más exacto posible. Aplica algo de silicón a los 4 bordes de las latas y  pégales el plástico.

7.- Toma ahora el fieltro y recorta algunas tiras de por lo menos 1 cm de grosor y cubre con todos los bordes de las latas para que  tapes cualquiera irregularidad. Adicionalmente, debes recortar  dos tiras de 5 cm de grosor, las cuales estas debes pegar en las latas cubriendo toda su  circunferencia.

Esto permitirá que se puedan agarrar de una forma cómoda los binoculares.

8.- Como último paso, toma la cinta y mide su largo, asegurándote que este sea suficiente para que el niño pueda guindárselo al cuello sin ningún inconveniente. Después de esto, procede a cortar una sección de la cinta y adhiérela a ambos lados de las latas y encima del fieltro; para que logres causar un efecto visual de autenticidad.

Los mejores binoculares reciclables