¿Cómo hacer un cojín para mi gato?

Hacer cojin para gato

Los gatos son  mascotas muy peculiares, pues a pesar de estar completamente domesticados y servirnos de compañía; aún no terminan de despojarse de su naturaleza un tanto esquiva y hasta independiente.

Sin embargo, aprecian mucho la compañía de los humanos y aunque son muy contadas las ocasiones, nos muestran ese aprecio cuando nos obsequian algunos de sus trofeos de caza; que no siempre resultan ser agradables de ver.

Una manera de retribuir a ese cariño a tu mascota, puede ser a través de la elaboración de un hermoso cojín; que este inspirado precisamente en la figura gatuna y que puedas colocarlo en su cesta para que tenga un descanso mejor.

Cojin de gato

Un cojín para gatos no difiere en mucho, en cuanto a elaboración se refiere, de un cojín normal de los que acostumbramos a colocar en nuestros muebles como elementos de confort y de decorado.

La única diferencia es el material con que están elaborados.

En los cojines decorativos normalmente encontramos una confección, hecha con telas unicolores o estampadas de suave algodón o de algún material sintético; y presentando las más diversas formas y modelos según sea el decorado del ambiente donde están colocados.

Cojín para gato hecho en casa

Los cojines para gatos, en cambio, son elaborados con una tela especialmente diseñada para ellos,  pues disponen de una barrera física – una especie de lámina colocada entre los bucles de adorno del tejido y la parte visible de la tela – que resulta ideal para evitar los  enganches del tejido provocados por las garras de los gatos.

Esto último se aplica, porque la textura de las telas resulta una tentación por la que  los gatos se sienten particularmente atraídos; e instintivamente proceden a rasgarlas y hacerles arañazos que producen en ellas roturas a los tejidos, por lo que se hace muy difícil conservar los cojines en buen estado.

Cojin de gato

Adicionalmente, estas telas son elaboradas con un recubrimiento de fibras sintéticas que no permiten que las uñas de las garras de nuestra mascota penetre en los bucles del tejido; evitando de esa forma que, al ser estirado, se rompa.

Por otra parte, al ser elaboradas con superficies totalmente lisas, resulta mucho más sencillo retirar los pelos del tejido y adicionalmente están protegidas con un aditivo anti manchas.

Ahora bien, una vez que hemos descrito el motivo por el cual debes utilizar una tela para gatos para tu elaboración del cojín; vamos seguidamente a presentarte los pasos a seguir para que confecciones uno para tu mascota, que tenga precisamente su figura.

Materiales que se emplearán:

  • Una plantilla o patrón con la figura de un gato.
  • Tela resistente para gatos.
  • Hilos de diferentes colores.
  • Hilo y agujas, aunque quedaría mejor confeccionado si utilizas una máquina de coser.
  • Algodón o guata para efectuar el relleno.
  • Bisutería variada para lo relativo a los adornos y los detalles de los ojos, orejas y bigotes.
  • Marcador para tela.

Hacer cojin para gato

Procedimiento para confeccionar el cojín:

1.- Elige el patrón o la plantilla con la figura de gato que más sea de tu agrado. En Internet seguramente vas a encontrar infinidad de modelos para que puedas elegir. Si así lo decides, debes entonces imprimir el patrón en grande para que se te haga más fácil el trabajo.

2.- Coloca ahora el patrón con la figura del gato sobre la tela, marcando en ella su contorno procurando dejar entre 1 o 2 cm más de largo para el proceso de costura.

3.- Procede ahora a tejer las facciones de la cara de la figura de gato, con hilo de colores llamativos para los ojos, las orejas y la boca. Tienes también la opción de elaborarlos recurriendo a los distintos elementos de bisutería como botones, alambrillo y en fin; con los elementos necesarios para que la cara de gato del cojín quede como a ti te guste.

4.- Una vez hayas elaborado las facciones de la cara del gato, puedes entonces recortar la tela con la figura y coserla del modo que prefieras, dejando una abertura por donde vas a introducir el relleno.

5.- Rellena ahora la tela con suficiente material, de modo que quede el cojín algo compacto y uniforme.

6.- Por último, puedes proceder a terminar de cocer el cojín e ir cortando los fragmentos de hilo o tela que hayan quedado remanentes.